Llevo 45 días en cuarentena preventiva...

Van 45 días

1080 horas

64.800 minutos

3.888.000 segundos

En cuarentena.

El tiempo para:

  • Sacar trabajo atrasado. Mucho trabajo atrasado.

  • Innovar en mi proyecto personal. Ahora, pasamos a ser “Silvipanzarelli.com”.

  • Crear 3 campañas de marketing para el Country Club. Ya saben que es allí en donde trabajo físicamente.

  • Entrevistar mucha gente. Head Coaches principalmente y maravillarme con la fortaleza y el empuje con el que llevan la situación.

  • Editar más de 20 videos y contando. Lo que me ha servido para reforzar mis conocimientos en Adobe.

  • Reconectar con personas importantes. Viejos amigos con quienes, por temas personales, no mantenía contacto desde hace mucho.

  • Reafirmar qué no quiero en mi vida ahora. Ha sido un tiempo para meditar y definir las cosas importantes para mí.

  • Enamorarme de mi propia compañía. Así tal cual. He pasado estos 44 días sola, con Majin Boo (mi gato) y no he hecho más que fortalecerme.

  • Ayudar a un amigo a encontrar trabajo. Siempre, siempre, me preocupo por los míos. Así que en momentos como éste, saber que fui de ayuda para alguno de mis seres queridos, vale oro.

  • Hacerme vegetariana for real. Este punto me enorgullece muchísimo porque el vegetarianismo es un estilo de vida que he tenido meses deseando. Comencé el año pasado, dejando la carne roja. Para enero de este año, sólo consumía pescado y ya oficialmente, desde el 14 de marzo 2020 no consumo ningún tipo de “carnes” de origen animal.

  • Aprendí a cocinar pan. Hago uno dulce que te morís. Descubrí que La Cocina puede ser muy terapéutica, así que me gusta pasar tiempo cocinando. Además que tuve que hacerlo, para aprender a hacer distintas comidas que me ayuden en este nuevo estilo de vida alimenticio.

  • Entrenar 12 horas o más semanales. Otra cosa que me enorgullece mucho es haberme vuelto más disciplinadada y constante. Las horas de entrenamiento, son sagradas y las hago valer dando lo mejor de mí en cada sesión individual o grupal.

  • Enamorarme del rodillo... ¡LITERAL, lo amo! Pasó de ser la hora de “sufrimiento” al día, a la más preciada.

  • Encontrarme con los playlists “8d” y escuchar muchos estilos de música distintos. Esto también tengo que destacarlo con orgullo. He ampliado mis conocimientos musicales.

  • Volví a teñir mi cabello de negro. ¡Ja!

  • Volver a dibujar. Amo pintar. Y había olvidado por completo la sensación de plenitud al dibujar. Así que retomarlo, ha sido satisfactorio.

  • Reír mucho. ¡Y por Dios que me he reído ene! He llorado de la risa. #AmoLosMemes.

  • Escribir pensamientos y sentimientos. Tengo un diario y ahí escribo frases, ideas, hasta canciones que me marcan. Cada tanto, voy escribiendo.

  • Disfrutar del amanecer desde mi balcón. Lo hice un par de veces, pero una de ellas fue muy especial porque lo compartí virtualmente, con alguien muy importante para mí.

  • Disfrutar de una buena conversación hasta el amanecer.

  • Disfrutar de una taza de chocolate caliente al atardecer. Se volvió en uno de mis momentos favoritos del día.

  • Dormir. El descanso ha sido fundamental.

  • Finalmente, vi DARK. Me dejé de ser tan porfiada y gracias a esta persona especial de la que espero hablarles en alguna ocasión, comencé a ver esta serie y debo decir que: LE AMÉ.

Y así transcurren mis días…

Focalizando la energía

Creando nuevos hábitos

Fortaleciendo la mente...


Ésta es mi manera de hacerlo. La tuya puede ser distinta y está bien. No hay nada escrito. Es primera vez que atravesamos una pandemia. Como sea que te sientes, como sea que lo lleves, está bien. Es tu forma.


¡Ánimo y ya saldremos de ésta!

33 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo